Entrevista: Juan de Orduña

El director de CSM nos explica cómo son los cursos para motoristas que imparte esta escuela de conducción y la importancia que tiene formarse continuamente para reforzar la seguridad.

11/11/2014 Por Redacción

 

“Nuestra atención a los alumnos es máxima y esto es algo que se percibe al concluir una jornada de formación”

 

¿Cuándo se puso en marcha la escuela CSM (Conducción Segura de Motocicletas)? ¿Por qué se decidió a impulsarla?

 

CSM se creó en la primavera de 2005 y nació debido a la creciente demanda de alumnos interesados en mejorar el manejo de sus motocicletas en un centro de formación. Fue algo novedoso, ya que se desmarcaba del resto de escuelas existentes en ese momento, enfocadas, en su mayoría, a la conducción deportiva en circuito.

 

En estos tiempos parece que es necesario aportar ‘valor añadido’ para ser competitivo. En el caso de CSM, ¿qué la diferencia de otras escuelas de conducción?

 

En CSM intentamos diferenciarnos de nuestra competencia, principalmente, por la calidad. Nuestros cursos, independientemente del nivel de experiencia de los asistentes, suelen estar muy limitados en cuanto a plazas se refiere; por eso, nuestra atención a los alumnos es máxima y esto es algo que se percibe al concluir una jornada de formación.

 

¿Cómo son sus cursos y a quiénes van dirigidos? Y no menos importante en esta época en la que se valora hasta el último céntimo invertido: ¿cuánto cuesta participar en ellos?

 

Como he comentado anteriormente, en CSM impartimos cursos para alumnos con niveles de experiencia muy dispares, desde personas que necesitan cambiar el coche por un scooter de 125 cc o un maxiscooter de tres ruedas –sin tener que examinarse– hasta personas que quieren aumentar su seguridad, tanto en ciudad como en carretera, perfeccionando su grado de conducción con motos de mayor cilindrada. Los precios de los cursos más demandados suelen oscilar entre 160 y 225 euros.

 

Que CSM es una escuela de prestigio lo corrobora el que haya impartido cursos a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Municipal, Agentes de Movilidad…

 

Así es. Desde marzo de 2007 llevamos impartiendo cursos de conducción a diferentes cuerpos: Guardia Real, Guardia Civil, Policía Nacional, Unidad Especial de Tráfico (UET) de la Policía Municipal de Madrid y Agentes de Movilidad son algunos de los colectivos a los que hemos tenido el privilegio de formar. La mayoría de ellos con un alto nivel de conducción y con los que es muy fácil trabajar por su educación y disciplina.

 

Además, compañías como AMV o Piaggio han depositado su confianza en CSM. En el caso de la segunda, ¿qué supuso para la escuela coordinar las pruebas del nuevo Mp3 500?

 

Efectivamente, llevamos varios años colaborando estrechamente con ambas compañías y siempre en temas directamente relacionados con la seguridad de los motoristas. Para CSM es un orgullo contar con el apoyo de estas dos grandes empresas del sector, confianza que esperamos seguir teniendo durante muchos años más.

 

Recientemente estuvimos coordinando, junto con Piaggio, unas jornadas de toma de contacto con los nuevos Piaggio Mp3 500 LT ABS-ASR, acción comercial dirigida a los posibles usuarios de este singular vehículo y que resultó todo un éxito de participación.

 

Teniendo en cuenta que usted, además, atesora una dilatada experiencia en el ámbito comercial, le damos la oportunidad de vender seguridad. ¿Qué les diría a los lectores de Motor-Eléctrico? ¿Por qué es importante participar en un curso de conducción segura?

 

Pues les diría que no escatimen nunca en su seguridad, y esto incluye equiparse adecuadamente y en mantener la moto en perfecto estado de conservación. El 90% de las personas que pasan por la escuela son usuarios con muchos kilómetros recorridos que quieren aprender a evitar errores; fallos propios por desconocimiento que, en muchas ocasiones, propician que terminemos dando con nuestros huesos en el asfalto. El 10% restante son conductores habituales de automóvil que, bien por rapidez, economía o por ambas cuestiones, intentan dejar aparcado su vehículo de cinco plazas y probar la libertad que proporciona uno de dos ruedas; opción que, lógicamente, aplaudimos, siempre que, previamente, hayan sido asesorados por auténticos profesionales. Les recomiendo que se informen, con tiempo suficiente, antes de ponerse a los mandos de su nuevo medio de transporte.

 

¿Considera que hay intrusismo o competencia desleal en el sector de las escuelas de conducción? ¿Es partidario de la regularización de esta actividad?

 

Sí que hay algunas ‘escuelas’ que, como ocurre en otros gremios, tratan de paliar sus carencias formativas captando clientes a base de tirar los precios. También existen ciertas asociaciones sin ‘ánimo de lucro’ que empezaron hace años a organizar cursos y charlas, muchos de ellos en carretera abierta sin el control necesario. Colectivos de aficionados que compiten deslealmente con las empresas que contratamos legalmente a nuestros profesores y que pagamos religiosamente los impuestos. Lo peor de todo es que estamos hablando de formar a seres humanos sobre conducción de motocicletas o scooters; y esto, créanme, es algo muy serio.

 

Y sobre la segunda cuestión que me plantean, por supuesto que soy partidario de que exista una regularización de esta actividad, como de cualquier otra que requiera tanto tiempo, dedicación y profesionalidad como necesita la formación de buenos conductores; no hay que olvidar que la vida de muchas personas puede depender de ello.

 

Para finalizar, ¿cuáles son las vías de contacto para que los interesados puedan informarse de los servicios que ofrece CSM Escuela de Conducción?

 

La forma más directa de contactar con nosotros es a través de los teléfonos 609 868 469 y 649 298 960. Y también enviando un correo electrónico a info@escuela-conduccion.com.

 

Más información en: www.escuela-conduccion.com