¿Cómo conducir sobre nieve?

En estos días de temporal conviene tener en cuenta una serie de consejos llegado el momento de ponerse al volante. Nos los recuerda David Enfedaque, del Centro Técnico de SEAT.

20/01/2015 Por Redacción

 

Durante estos días, en la geografía española predominan las bajas temperaturas y la nieve ha cubierto un buen número de poblaciones y carreteras. Ante estas condiciones extremas, es preciso disponer de un vehículo en perfecto estado de mantenimiento y tener en cuenta una serie de consejos que, en este caso, llegan de la mano de David Enfedaque, ingeniero del Centro Técnico de SEAT.

 

Arrancar y frenar

 

A la hora de poner en marcha el automóvil, Enfedaque precisa que, en el supuesto de que el mismo cuente con un cambio de marchas manual, “se ha de arrancar el vehículo en segunda velocidad para evitar que patinen las ruedas motrices”. Y una vez en la carretera, “es preferible frenar en una recta, no en las curvas, ya que los neumáticos se encuentran en una superficie de baja adherencia. Siempre que se pueda, se harán las retenciones con el motor”, puntualiza.

 

Ante todo, tranquilidad

 

Teniendo en cuenta que muchos conductores no están habituados a circular sobre superficies deslizantes, David Enfedaque recomienda, ante todo, no ponerse nervioso. “Lo importante es saber anticiparse, poder decidir con tiempo qué maniobra se debe hacer, conducir con suavidad –tanto en lo referente a la dirección como a los pedales del acelerador y el freno– y mantener la calma”, explica. No poner en práctica este consejo puede ocasionar deslizamientos, inestabilidad en el automóvil o subviraje –este último, provocado por un exceso de giro en el volante–.

 

Placas de hielo

 

¿Y qué sucede si nos encontramos con placas de hielo? “Debemos reducir la marcha, intentar circular a la velocidad de una persona y evitar frenar, a menos que sea estrictamente necesario”. Además, cuando se conduce por una carretera con nieve, se ha de evitar pasar sobre las marcas que han dejado otros vehículos, puesto que las mismas pueden estar heladas.

 

En lo relativo a la conducción invernal, conviene familiarizarse con la respuesta de dispositivos de seguridad como el sistema antibloqueo de frenos (ABS) y el control de estabilidad (ESC).

 

En caso de emergencia…

 

Si el coche se queda inmovilizado en la nieve, una buena solución es balancearlo ligeramente hacia delante y hacia atrás. En el caso de que el vehículo hubiese quedado fuera de la calzada, es importante asegurarse de que no esté apoyado sobre la nieve por la parte inferior del piso. “Si fuese así, se debe quitar [la nieve] para permitir que las ruedas se apoyen bien”, aconseja.

 

Mantenimiento y neumáticos

 

Lógicamente, es vital revisar el vehículo antes de realizar un desplazamiento invernal y contar con unos neumáticos en perfecto estado, a ser posible de invierno. Independientemente del tipo de cubierta utilizada, siempre se han de llevar cadenas por si fuesen necesarias.

 

Y no menos relevante: consultar el tiempo con antelación, llevar el depósito lleno y cargar el teléfono móvil por si surgiese cualquier incidencia durante el trayecto.