SEAT León ST 1.4 TSI Style

El León nos parece el modelo más ‘redondo’ de la historia de SEAT. Lo probamos con carrocería familiar y motor de gasolina de 122 CV, reemplazado recientemente por uno de 125 CV.

28/11/2014 Por Bernardo Valadés

 

Por aquello de la edad –nací en 1969–, he tenido la oportunidad de viajar en muchos modelos de SEAT. De mi infancia recuerdo que a bordo del 850 azul de Manuel, un vecino asturiano, íbamos a bañarnos al río. Pero el automóvil que me cautivaba era el 124 Sport 1800 plateado del padre de Roberto, compañero de clase y travesuras, que nos permitía plantarnos en Navalcarnero en un santiamén. Luego, claro, estaban los desplazamientos a la estación de Atocha en taxi –un 1500, of course–. Y nunca se me olvidará que uno de los primeros coches que garabateé en un papel fue el 133.

 

Ya en la adolescencia, y por diferentes motivos, hice kilómetros en un Bocanegra, un 127 verde, un Ronda y un veterano 600. Y, aprobado el carné de conducir, pude ponerme a los mandos de varios 124 –especialmente, uno amarillo canario– y un 131 1600 que fue mi compañero de aventuras durante mucho tiempo.

 

Viene todo esto a cuento porque, al hablar de SEAT, me resulta difícil ser imparcial. He de reconocer que tengo cariño a la firma de Martorell y que, al repasar su trayectoria, concluyo que el nuevo León es el mejor modelo que ha desarrollado en su historia. Y debe ser así cuando ha recibido reconocimientos tan prestigiosos como el de Mejor Coche del Año 2014, otorgado por ABC, o el de Coche Familiar 2014 gracias a los votos de los lectores de las revistas Car and Driver y Crecer Feliz.

 

Precisamente, la última unidad del León que he tenido ocasión de probar ha sido una variante familiar (ST). Con una longitud de 4.355 milímetros, luce, al igual que sus hermanas de gama –a las que supera en 27 centímetros–, una estampa moderna y deportiva. Lógicamente, se diferencia de la carrocería de cinco puertas por la zaga, que, en este caso, posee un acertado portón que da acceso a un maletero con doble piso y una capacidad de carga de 587 litros, volumen ampliable a 1.470 litros al abatir los asientos posteriores –una operación muy sencilla gracias al sistema Easy Folding–.

 

Un habitáculo muy bien resuelto

 

Por lo que respecta al interior, no difiere del de otras versiones del León que he probado desde su lanzamiento. Así pues, se trata de un habitáculo que ha ganado muchos enteros respecto al de su antecesor en diseño, materiales e instrumentación. En relación a esta última, resulta muy acertada la inclusión de un display entre los dos relojes –ya que cuenta con distintos menús muy atractivos visualmente y de fácil consulta desde el volante– y también la habilitaba sobre la consola central, que, como otros modelos del Grupo Volkswagen, se activa por aproximación –al acercar la mano–.

 

Asimismo, como no podía ser de otra manera teniendo en cuenta que hablamos de un familiar, el León ST destaca en el apartado de la funcionalidad, ofreciendo un buen número de espacios y huecos para depositar objetos –como el habilitado bajo la consola o los dispuestos tras la palanca del cambio para envases de bebida–. En cuanto a las plazas traseras, sus cotas son aceptables para dos ocupantes adultos y más que suficientes si se van a utilizar para llevar a los niños al colegio o de viaje.

 

Motor solvente y eficiente

 

En esta ocasión, hemos probado el León con el propulsor de gasolina 1.4 TSI. Este bloque tetracilíndrico con sobrealimentación otorga una potencia de 122 CV y un par máximo de 200 Nm entre 1.400 y 4.000 rpm, siendo, pues, muy solvente desde la parte baja del cuentarrevoluciones. Asociada a una caja de cambios manual de seis marchas, esta mecánica sobresale por una entrega suave y sus prestaciones son más que destacables, ya que posibilita acelerar de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y sobrepasar la barrera de los 200 km/h.

 

Y por si fuera poco, gracias a su combinación con un dispositivo Start/Stop, es muy eficiente en los capítulos de consumo medio y emisiones de dióxido de carbono: 5,2 litros –registro ligeramente superior durante nuestra prueba– y 120 g/km, respectivamente.

 

*El motor 1.4 TSI de 122 CV ha sido reemplazado recientemente por el 1.4 TSI de 125 CV.

 

Confortable y seguro

 

Como solemos hacer en cada test drive, hemos probado el León ST en Madrid capital y localidades del extrarradio, circulando por carreteras nacionales y las vías de circunvalación M-30 y M-40. En ciudad, el modelo español sólo puede verse penalizado por su longitud a la hora de aparcar en línea. Por lo demás, haciendo gala de buen ranchera –empleando el término aplicado a los SEAT 1500 o 124 familiares de hace unas décadas–, es ideal para llevar a los peques al colegio, transportar utensilios profesionales o, ya puestos, la compra de toda la semana.

 

Y en autovías y autopistas, cumple sobradamente como vehículo confortable, por lo que se revela como un aliado perfecto para disfrutar de una escapada de fin de semana o de las ansiadas vacaciones. En estos supuestos, la gran capacidad de su maletero permitirá cargar con todas las maletas de la familia.

 

Por aquello de tener la agenda apretada, nos ha faltado testar el León ST 1.4 TSI en el clásico itinerario al puerto de la Cruz Verde o recorrer –subida y bajada– el de Canencia. Al respecto, después de probar la versión FR, no nos cabe duda de que será igual de divertido y seguro en tramos de curvas. Para que ello sea así, equipa de serie control de estabilidad (ESC) y autoblocante electrónico (XDS).

 

Equipamiento

 

Ya que nos referimos al equipamiento, el del acabado Style incluye siete airbags, asistente de arranque en pendientes, control de velocidad, elevalunas y retrovisores exteriores eléctricos –los segundos, también calefactables–, faros antiniebla con función cornering, climatizador bizona, etc.

 

Además, nuestra unidad estaba dotada de extras tan interesantes como sensores de aparcamiento, llantas de aleación Dynamic de 17 pulgadas, asistente de salida involuntaria de carril, grupos ópticos con tecnología LED o sistema de navegación con pantalla táctil de 5,8 pulgadas.

 

A favor:

-Diseño exterior e interior.

-Comportamiento.

-Capacidad de carga.

 

En contra:

-Plaza central trasera justa.

-Rueda de repuesto opcional.

 

Ficha técnica:

-Cilindrada: 1.395 cc.

-Potencia: 122 CV a 5.000 rpm.

-Consumo medio: 5,2 l/100 km.

-Emisiones: 120 g/km.

-Largo/ancho/alto: 4.535/1.816/1.454 mm.

-Capacidad de carga: 587/1.470 litros.

-Precio: Desde 21.760 euros (versión de 125 CV).